3:11 pm - Domingo Noviembre 24, 1495

Gásfiter acusado de iniciar incendio en Mercado Municipal: “Yo no fui; aquí hay cosas muy raras”

DiarioTiempo21
Sin-título-1

Dice que han pasado tres meses del incendio que terminó con el histórico recinto y nadie lo ha interrogado, pero carga con una culpa de algo que no cometió.

Señala que el calefón que estaba instalando en el local 25 del mercado, no quedó instalado, solo “colgado” y desconectado a la red de gas, porque el trabajo no se terminó.

 

“Hasta familiares que son bomberos me han dado la espalda”, dice el gasfíter Iván Muñoz Martínez, señalado en las primeras fases de la investigación del siniestro que destruyó el Mercado Municipal de Temuco la noche del 20 de abril, como el responsable. A tres meses del desastre, Muñoz accede a conversar con tiempo21, cansado de ser discriminado, de no tener trabajo y ser apuntado como el responsable, de un hecho que dice, no provocó.

Niega toda responsabilidad, dice estar sin trabajo, que nadie lo llama y que carga por situaciones “viciadas” o raras y que hasta el día de hoy, a tres meses del incendio, nadie explica que fue lo que ocurrió.

En estos tres meses ¿ha declarado en la fiscalía, en Carabineros o Investigaciones o alguien de la justicia le ha pedido su declaración?

-No, nadie, nadie, nadie. Esa es la más pura verdad.

¿Usted había realizado algún trabajo relacionado con su oficio en el Mercado?

-No. Esa fue la primera vez que fui a realizar un trabajo. Yo tenía que hacer el trabajo de cambio de un calefón. Solo un cambio. No tenía que intervenir cañerías o algo en la red. Nada, nada más. Ninguna instalación. Solo el cambio. Conectar el agua fría, agua caliente y poner los flexibles. Fue lo único que tenía que soldar y de acuerdo al modelo delo calefón porque no todos son iguales. Quizás el único error era que ecalefó.in era chico y no daba a la presión. El otro calefón lo reparé y lo hice funcionar. Cuando volví a mi casa a buscar un repuestom ahí quedó la embarrá, a la hora después.

¿A qué hora se retiró?

-A las 9.20 de la noche, en punto. Según el fiscal, yo me retirá a las 7 y tanto…

A esa hora, quien lo despidió…

-El guardia y salí por la puerta de Rodríguez, en la mitad de la cuadra.

Y cuando salió quedó el calefón instalado…

-No, no. No estaba instalado. Solo quedó colgado ni siquiera anclado, para volver al día siguiente a instalar el repuesto que tenía en la casa y le dije al guardia que volvía al otro día, pero volví a la hora después, pasadas las 10 de la noche porque vivo cerca.

Cuando usted trabajo en la instalación, había gas de cañería, cilindros?

-No. Toda la instalación estaba instalada al gas de cañería.  El local tenía una llave de paso que corta el suministro de todo el local. Esa llave estaba cortada porque es imposible que yo pudiera trabajar con esa llave abierta porque yo me habría desintegrado adentro y la llave del calefón, esa amarilla que todos tenemos en la casa, también.

¿Ese local tenía cilindros aparte?

-No, nada. El restorán estaba conectado solo al gas de cañería.

El cilindro matriz que estaba en el pasillo por la entrada de Bulnes ¿quién tenía acceso para cortar el gas desde ahí?

-No lo sé. Lo desconozco. No sabría decirle.

Pero el local tenía suministro de gas cuando usted llegó a trabajar.

-Claro. Todos tenían gas y se corta la llave de paso a cada local.

Pero no había nadie que tuviera la responsabilidad de cortar el gas en la noche, cuando cerraba el mercado.

-No. Todos tenían gas y cuando llegué trabajar lo primero que hice fue ver eso. Había gas y estaba cortado en el acceso al local.

Y el calefón que usted estaba instalando, no quedó conectado.

-Claro, solo quedó colgado. Estaba desconectado y aunque mi trabajo hubiese quedado bueno… este asunto está todo viciado. Cuando eché la pieza a la maleta algo me hacía sentir raro, incómodo.

¿Desde que entró y salió, cuánto tiempo permaneció dentro del mercado?

-Tres horas 20. Desde las 18.05 hasta las 9.20 y tengo claro la hora de salida porque tuve llamadas de mi hija y ahí están las horas marcadas. Hice aseo y dejé todo limpio.

Y durante ese tiempo que usted estuvo adentro no había más gente.

-Cuando entré sentí que afuera del local había gente. Seguramente los mismos locatarios que se retiraban pero a eso de las 7 ya no sentí a nadie.

Y no sintió y no vio nada más…

-Lo único es que sentí un ruido raro, como un sonido de corte y fui donde el guardia que estaba en el tercer piso y le dije si tenía linterna –yo tenía una- y le dije si me daba permiso para recorrer un poco y me dijo vamos los dos. Y fuimos a dar una vuelta y por el sector de los baños alumbramos y no vimos nada. No había olor a nada, a gas, a nada o si no me habría dicho está pasado a gas. Después el guardia se fue y no lo vi más.

¿Cuándo se retiró usted apagó las luces del restorán u otras luces?

-Cuando terminé apagué tres interruptores y salí. Le puse llave a la puerta y llamé al guardia pero lo que me causó extrañeza –fui guardia 21 años- fue que en las dos ocasiones que fui al tercer piso lo llamaba y salía “al tiro”, como que no estaba solo arriba. No lo voy a comprobar nunca pero la actitud era rara, como que no llegara a la puerta.

¿Y qué pasó con lo que usted dejó en el local, el calefón y las piezas que quedaron ahí?

-Eso lo tiene carabineros, como medio de pruebas. Del calefón a la llave de paso son 25 centímetros pero todo eso lo tiene carabineros. Nunca estuvo instalado el equipo. Todas esas piezas las tiene la policía y cuando volvía yo las llevaba.

¿En el tiempo que estuvo usted en el interior, no hubo nada como corte de luz, movimientos, sonidos que a usted le hiciera sospechar de algo?

-Nada. Solamente cuando escuché ese sonido. La electricidad estaba normal, no había olor a gas.

Cuando llega al lugar y se estaba incendiando el incendio, ¿se encontró con el guardia?

-No. Lo vi al rato después. Sabe lo que pasa y para que usted tenga claro. Entré a las 18.05. La primera vez que lo fui a buscar arriba, si hubiese habido gas, me habría dicho que hay olor a gas. Cuando me retiré a las 9.20 y le entregué las llaves del local en que trabajaba, porque ese fue el trato con los dueños del local, habría sentido olor a gas y me lo habría dicho. Es más: donde estaba trabajando, el guardia estaba arriba, directamente. Si hubiese habido emanación de gas abajo el primero en sentirlo habría sido el guardia.

Al otro día de producido el incendio ¿alguien se acercó a usted para preguntarle algo en relación a los trabajos que realizó?

-Nadie. Hasta el día de hoy.

¿Alguien le preguntó qué es lo que hizo en el local?

-Nadie. Mire, al tercer día después del incendio fue carabineros a mi casa. Ahí dije esta cuestión viene negra, me subieron a la camioneta y partimos a la casa del guardia a Padre Las Casas. Fue extraño porque el papá demoró en salir a buscarlo, después llegó y habló con los carabineros y observé que estaba nervioso y me dije que algo pasa. Nos llevaron por calle Portales hasta el Mercado y los policías de civil se estacionaron donde estaba Dux antiguamente. Me dejan en la camioneta y bajan al guardia. Estuvieron como media hora adentro y pensé que después me iban a llevar a mí. Trajeron al guardia y no me hicieron ingresar. Pensé “esta huevá viene viciá…”. Después viene el policía a cargo de la investigación y me dice no se preocupe yo estoy a a cargo de la investigación y habló tres o cuatro palabras y nada más y me fueron a dejar a la casa. Mire, solo dos personas tenían que entrar, el guardia y yo porque era el que estaba trabajando y el guardia el responsable de la seguridad, nadie más porque no había nadie, no hay testigos. Solamente los dos. Cuando no me hicieron pasar pensé que algo estaban tapando. A los días después salió la dueña del local en una foto con el calefón que estaba colgando. Para mí no hubo un erro sino que fue premeditado.  Tendría que haber entrado antes que la señora, pero el calefón estaba ahí, no se quemó. Estaban hasta los flexibles colgando, que son de goma y con la temperatura tendría que haberse quemado. A los tres días me hicieron pasar pero nada había: no estaban las llaves de paso, cañerías, calefón, hicieron desaparecer todo. Estaba desorientado en el local y un carabinero me dice aquí estaba trabajando usted y me indica y ubico la pared. Le dije la pared está intacta y el carabinero solo me miró y le dije ¿y la llave matriz, las cañerías, las llaves del calefón…? No se preocupe, me dijo. Eso lo tengo como evidencia y le reclamé que no se podía mover nada y como que se anduvo enojando.

Es decir, cuando usted entró para explicar lo que había hecho en el local ¿estaba todo fuera, sin explicar paso a paso lo que hizo dentro?

-Sacaron todo, no había nada, qué iba a explicar… Si se hace una investigación tendrían que haber llevado cono todo lo que está ahí y que les explicara qué fue lo que hice.

 

No es el origen del fuego

 

Explica que días después, los peritos de Bomberos fueron a un servicio técnico y por cosas de la vida y de un amigo, lo supe. Fui a ese local y hablé con el caballero y me atiende muy bien. Le explico en lo que andaba y me dice ¿y usted quién es? Le cuento quien soy y me hace pasar a una oficina. Y me dice “fui al lugar donde usted trabajó con los bomberos y miré la huevá y les dije a los bomberos: por aquí no empezó el fuego”.

4aac891a-3f75-4993-a168-2d7c5954d320

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y me explicó que vio una llave (de paso) de antimonio y estaba cerrada; la llave del calefón estaba cerrada y que el calefón estaba colgado y los flexibles colgando y usted sabe que estos flexibles son de goma, se habrían quemado. Los bomberos le respondieron que yo había puesto tiras de cañería por otro lado pero si yo fui a instalar un calefón, nada más. Usted dirá que estoy inventando pero tengo pruebas para todo.

Después de muchas cosas, supe que un abogado leyó un informe y me entrevisté con él. Me confirma que leyó un informe donde se me señala que estoy en calidad de testigo. Es decir, ahora soy testigo cuando en la misma noche me acusan que yo quemé el mercado?  También me dijo que el informe de Bomberos dice que hubo emanación de gas y que una chispa dio origen al incendio. Pero no hacen mención que fueron donde un prestigioso técnico y que éste les dijo que por ahí no comenzó el fuego (…) hace tres meses que no trabajo, estoy con tratamiento sicológico, tengo familia, tengo que pagar luz, agua porque todos vivimos y todos comemos, he tenido que vender herramientas. Me han dicho, que raro todo y hubo personas, locatarios, que perdieron 300 millones de pesos, pero nadie me dice nada, todos callaítos. Alguien dijo no digan nada, esta cuestión se va a solucionar. Pero nadie dice nada (…) desde hace tres años que se decía que el Mercado era una bomba de tiempo.

Esta es la historia relatada por el gasfíter de 53 años, el que todos han apuntado como el responsable de la tormenta de fuego que destruyó el valioso patrimonio de Temuco. De acuerdo a su versión, hay cosas que todavía no se explican pero que sería bueno que alguien respondiera por ello. Lo que sí es cierto, que efectivamente el Mercado Municipal de Temuco era una bomba de tiempo, confirmado por los mismos peritajes de Bomberos que se hicieron el 2015. Lo que también resulta cierto, es que la instalaciones de gas estaban peligrosamente al borde del colapso. ¨prueba de ellos son las fotografías exclusivas que obtuvo Tiempo21.

 

 

ac34cf82-5f48-42bc-816e-91ec12f20e4d

 

News Feed
Filed in
DSCF8166

Agricultores de Lonquimay visitarán Perú para aprender técnicas de cultivos

bosque_renoval 3

La gran empresa forestal y su exitosa apuesta por el bosque nativo

Related posts