1:48 pm - Domingo Julio 21, 2019

Editorial: Precio de la parafina

Claudio Nuñez
parafina kerosene

Pese a todas las críticas por la alta responsabilidad de este combustible en la contaminación del aire en las principales ciudades del país, la parafina sigue siendo el combustible de las familias de los trabajadores; de los adultos mayores, de los estudiantes y de los puntos laborales donde los ingresos son bajos.

Las estufas de parafina, también conocidas como estufas de queroseno o kerosene, no son demasiada usadas en la mayoría de países, aunque siguen teniendo un enorme protagonismo en algunos países de América del Sur, donde las rentas por habitantes son menores, y no permiten el acceso a una de las nuevas estufas de pellets o de estufas de gas. La gran ventaja de este tipo de estufas es sin duda alguna su precio, muy reducido frente a la mayoría de otras.

Además resultan perfectas si necesitamos transportarlas, para dar calor a varias estancias o si solo las usamos durante pequeños espacio de tiempo, debido a su reducido tamaño. Su combustible, la parafina, tampoco es un problema para ningún usuario lo cual es otra gran ventaja.

Pese a todas las críticas por la alta responsabiliad de este combustible en la contaminación del aire en las principales ciudades del país, la parafina sigue siendo el combustible de las familias de los trabajadores; de los adultos mayores, de los estudiantes y de los puntos laborales donde los ingresos son bajos.

Lo señalado viene a colación porque la Empresa Nacional del Petróleo (Enap) informó que a partir del jueves 4 de julio todas las bencinas bajarán de precio al igual que el diésel, aunque la parafina sufrirá un alza moderada. Igual que la semana pasada.

La estatal, a través de un nuevo formato del informe semanal, indicó que el precio de las bencinas de 93 y 97 octanos bajará en $5,8 por litro, dejando su valor de referencia en $721,4 $738,8, respectivamente.

En tanto, el kerosene (parafina) subirá su valor de $3,7 por litro, quedando en un precio de referencia de $478 por litro. No es resentimiento, pero la bencina de más alto octanaje no la ocvupan las clases populares, por el contrario, quienes pueden adquirir y mantener automóviles caros y que utilizan las bencinas de mayor octanaje para su función amiento.

Por su parte, el diésel disminuirá en $5,8 por litro, quedando con un precio marco de $525,5 por litro.

Finalmente, el gas licuado de petróleo registrará un ajuste a la baja de $5,3 por litro, para quedar con un precio de referencia de $150.

Es increíble “que en todos los gobiernos”, jamás han pensado que la mayoría de las familias de escasos recursos en invierno usan la parafina como medio de calefacción y cocina, y justo cuando es más necesaria le suben el valor. Como quienes manejan esto es Enap y por ende el Gobierno, a todos ellos poco les importa la forma tan inhumana, que viven tantos chilenos. Solo se recuerdan cuando hay elecciones ahí ofrecen lo que jamás cumplen.

¿Habrá, en Chile, algún experto que explique lo siguiente? La parafina o kerosene es un residuo que va quedando tras la refinación de las bencinas, en sus diversos octanajes… ¡Por qué es más cara? La parafina es el combustible que usa la gran mayoría de los hogares modestos. ¿Por qué castigarlos y abusar de ellos, con la excusa que el alto precio es por el aumento de la demanda? Invitamos a los expertos a aclarar esta situación o negocio del Estado para obtener más recursos por el impuesto a los combustibles. ¿Habrá algún honrado parlamentario que se preocupe de este asunto?

 

Single content advertisement top
Alex Vargas

Opinión: El centro de Temuco está en la UCI

Francisco Correa Investigador U. Autónoma

Opinión: “El plástico y yo: una relación tóxica”

Related posts